Valora este artículo para mejorar la calidad de este sitio ...
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Ahora que el frío ha llegado, nadie me puede negar que un buen chocolate caliente es un buen remedio para entrar en calor. Además de estar delicioso, nos aporta gran cantidad de nutrientes que nos ayudarán a soportar mejor las bajas temperaturas. Todo el mundo, en alguna ocasión, ha disfrutado de una taza de chocolate caliente, ya sea solo o en compañía de otro producto pero, ¿sabemos cuál es su origen? Si estás interesado en conocer la historia de este producto, sigue leyendo porque viajemos a varios países en busca de sus orígenes.

Ecuador

Fuente: pexels

La primera de las paradas lo hacemos en Ecuador. Allí se asentaron los Mayas, los cuales ya disfrutaban de esta bebida caliente, pero con la diferencia de que era mucho más especiada y amarga en comparación con la que se sirve hoy en día. Curiosamente, el chocolate también tiene su origen en la cuna de otra antigua civilización de Sudamérica: entre el legado que los incas dejaron en Ecuador se encuentra el chocolate caliente típico del país, a veces coronado con queso por encima.

Si tienes pensado viajar a Quito, capital de Ecuador, no tienes que dejar pasar la oportunidad de visitar la tienda Cacaro & Cacao. Allí podrás disfrutar de una amplia gama de chocolate.

España

Fuente: wikimedia

Desde que tengo uso de razón, en mi casa se ha disfrutado de las tazas de chocolate, ya sea para desayunar o merendar, aunque fue a principios del siglo XVII, cuando el chocolate se puso de moda entre la aristocracia española. Desde entonces, su popularidad no ha cambiado. En España, todavía hay mucha gente que sigue eligiendo para desayunar un chocolate a la taza bien espeso (tanto que casi se puede untar) acompañado de unos churros. De hecho, es típico desayunar un buen chocolate con churros el primer día del año antes de irse a la cama.

Jamaica

Fuente: wikimedia

El chocolate caliente se extendió enseguida por Europa tras el descubrimiento de América. Sin embargo, no solo llegó del sur de esta región. A finales del siglo XVII, Hans Sloane estuvo en Jamaica y se enamoró del método que utilizaban en las Islas del Caribe para hacer chocolate caliente. La mezcla consistía en cacao puro con agua caliente, aunque Sloane añadió leche caliente antes de presentarlo ante la aristocracia de Inglaterra.

Sobre el año 1797, esta bebida caliente jamaicana alcanzó una gran reputación. Hasta tal punto, que fue conocida con el nombre de “la bebida de los dioses”.

Países Bajos

Fuente: maxpixel

En el año 1892, fue el año en el que se empezó a producir cacao en polvo de forma masiva en Holanda. En aquellos años, fue cuando también se empezó a transformar en sólido para fabricar las primeras tabletas de chocolate. A los holandeses les encanta el chocolate en todas sus variedades, en Ámsterdam se encuentra Chocolátl, que ellos mismos denominan “la galería del chocolate”.

Si vas a visitar esta ciudad, no dejes pasar la oportunidad de entrar en alguno de los famosos “Chocolabs” para degustar un rico chocolate caliente.

México

Fuente: pixabay

El chocolate caliente se disfruta combinándolo de distintas formas por todo México, y se suele vender en trozos redondos o en forma de rombo. Estos trozos se disuelven en agua, leche o nata caliente y se mezclan bien antes de espolvorearlo con más chocolate, canela, vainilla o chile.

En Ciudad de México, se encuentra la churrería El Moro que se fundó en 1935 y que está abierta las 24 horas del día. Allí podréis disfrutar de uno de los mejores chocolates calientes.

Ahora que sabemos un poco más sobre esta bebida, ¿cuál es vuestra forma favorita de disfrutarla? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here