Cuando uno sale de vacaciones, suele aprovechar para comer en restaurantes. El problema está en saber elegir la mejor opción de entre todos los que nos podemos encontrar en nuestro destino elegido para disfrutar de nuestros días libres. Acertar con la elección correcta no es nada sencillo. En muchas ocasiones acabamos entrando en el primer restaurante que encontramos o en el que mejor pinta tiene, aunque no siempre acertamos con la elección. Los restaurantes juegan con algunas “trampas” para conseguir llamar la atención de las personas. Hoy os explicaremos algunos consejos para no caer en estos cebos utilizados por los restaurantes de todo el mundo que hemos visto en el portal mirevista.com.

Evitar las zonas más turísticas

La mayoría de los restaurantes los solemos encontrar en las zonas más turísticas de las ciudades, aunque esto no significa que sean los mejores. Estos lugares suelen aprovechar la afluencia de público para aumentar los precios o para ofrecer comida de peor calidad. Es recomendable que salgamos de esa zona y que busquemos restaurantes más retirados. Lo más seguro es que encontremos algún local donde el precio y la calidad de los alimentos sea mucho mejor, además de poder disfrutar de una velada menos concurrida.

Declinar la oferta de conocer un restaurante

Es habitual encontrarse gente frente a las puertas de los restaurantes que intenta atraer clientes. Suelen acercarse de forma amistosa con el objetivo de que entremos en su restaurante para comer. Hay ocasiones, en las que sus buenas palabras hacen que no nos enteremos ni siquiera de que hemos entrado, sin conocer nada de su gastronomía y precios.

Revisar el menú

En ocasiones puedes pensar que has encontrado un buen lugar donde saciar tu apetito, aunque sin saberlo puede que estén frente a un engaño, en cuanto a la calidad del restaurante se refiere. Para ello, antes de sentarnos revisar el menú para ver los tipos de platos que se elaboran y si utilizan productos locales. En el caso de encontrarnos platos poco elaborados, lo mejor es huir de él en busca de una opción mejor.

Sospecha de los locales con nombres similares

Si en una determinada zona nos encontramos con varios locales de nombre similares o relacionados entre sí, desconfía de ellos porque lo más seguro es que en todos ellos se sirva el mismo tipo de comida. Si tienes opción, elige un local con un nombre más personal.

Tipos de clientes que hay

La última recomendación que os dejamos es que os fijéis en el tipo de clientes que se encuentran dentro del restaurante. Lo que debemos localizar, es que además de turistas, haya gente de la zona. Eso será señal de que ahí se come bien. No hay nada como la gente del lugar para que nos orienten en cuales son los mejores restaurantes.

¿Qué otros consejos daríais para evitar caer en estas trampas de los restaurantes? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here