A la hora de preparar un postre para poner fin a una comida con familiares o amigos, la tarta de queso suele ser una de las opciones más utilizadas. Son muy fáciles de elaborar y están buenísimas. Debido a esto, hoy hemos pensado en enseñaros una receta para que la podáis preparar en la Thermomix. Como podréis ver a continuación, su elaboración no es nada complicada y el resultado es espectacular. Solo tenéis que preparar los ingredientes que a continuación os dejamos y seguir los pasos.

Ingredientes para la tarta de queso

Lo primero de todo será conocer todos los ingredientes que vamos a utilizar para su elaboración. Se trata de ingredientes que se pueden conseguir en cualquier supermercado, por lo que no tendréis problema en haceros con ellos. Dicho esto, os dejamos la lista completa de los ingredientes:

  • 2 paquetes de galletas rectangulares
  • 200 gramos de queso Philadephia
  • 600 gramos de nata para montar
  • 150 gramos de azúcar
  • 150 gramos de leche entera
  • 1 cucharadita de azúcar avainillada
  • 2 sobres de cuajada
  • Caramelo líquido a nuestro gusto

Además de todo esto, también será necesario preparar un molde rectangular para dar forma a nuestra tarta. También recomendamos que la nata la tengáis en el frigorífico durante 24 horas para que monte sin problemas.

Pasos para la elaboración de la tarta de queso

Una vez que tengamos todos los ingredientes preparados, es el momento de ponernos manos a la obra. Lo primero que haremos será embadurnar el molde con caramelo líquido para evitar que la tarta se pegue a las paredes, además de conseguir que todo su sabor esté por todas partes.

El siguiente paso será poner en el vaso de la Thermomix todos los ingredientes a excepción de las galletas. Programaremos a velocidad 6 durante 5 segundos. Después de esto, lo programaremos a velocidad 3 y 100º durante 7 minutos. Si vemos que la leche, la nata y el queso están fríos, entonces podemos darle un minuto extra. Esta mezcla la dejaremos templar un poco en el vaso antes de montar la tarta para que espese ligeramente. Lo que debemos conseguir es que la mezcla tenga una textura similar a la de las natillas. Si se queda muy líquida, las galletas flotarán y las capas no quedarán bien separadas.

A continuación volcaremos un poco de esa mezcla en el molde hasta cubrir toda la superficie, aproximadamente un grosor de 1 cm. Colocar una capa de galletas, otra de crema y así hasta llenar el molde. Por último se acabará con una capa de galletas.

El molde lo envolveremos en film transparente y lo dejaremos en el frigorífico durante todo un día. Pasado ese tiempo, desmoldar la tarta.

¿Qué os ha parecido esta tarta de queso Philadelphia que os hemos dejado? ¿Os animáis a prepararla? Seguro que será todo un acierto y no defraudará a nadie. ¿A qué esperas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here