Receta de gelatina de tomate

0

Dentro del mundo de los postres, las gelatinas pasan por ser uno de los más populares en todo el mundo. Recetas hay de muchos tipos diferentes, aunque las más habituales son las de frutas. No tan habitual es poder degustar una gelatina de tomate, un producto muy utilizado en cualquier cocina pero que a poca gente, se le había pasado por la cabeza utilizarlo para preparar un postre de gelatina.

Aunque suene un poco extraño, el resultado final no lo es. La receta de gelatina de tomate conseguirá sorprender a toda vuestra familia o invitados que tengáis en casa. Lo mejor de todo, es que no hace falta invertir mucho tiempo y tampoco esfuerzo en su elaboración. Esto hará que se convierta en una de tus recetas favoritas.

Gelatina de tomate
Fuente: plurielles

También nos gustaría destacar las grandes ventajas que supone para nuestro organismo el consumo de tomate rico en nutrientes. Un producto de un sabor muy agradable que ahora puede ser utilizado para preparar un sencillo pero rico postre.

Ingredientes gelatina de tomate

Los ingredientes que necesitaremos para elaborar la gelatina de tomate son:

  • 1 bote pequeño de tomate triturado
  • 1 diente de ajo
  • Un poco de pimienta negra
  • Sal
  • Azúcar
  • 4 hojas de gelatina sin sabor

Preparar gelatina de tomate

gelatina de tomate
Fuente: blogspot

Una vez que hemos conocido los diferentes ingredientes que vamos a utilizar para preparar la gelatina de tomate, es hora de ponernos manos a la obra a ello.

  1. Comenzaremos por poner las hojas de gelatina en agua fría durante cinco minutos aproximadamente.
  2. Mientras que la gelatina está en remojo, cogeremos una sartén y añadiremos en ella un poco de aceite. En ese aceite echaremos el diente de ajo y lo tendremos ahí hasta que se dore. Cuando lo tengamos dorado, añadimos la lata de tomate, sal a nuestro gusto, un poco de pimienta molida y azúcar. Lo dejamos ahí hasta que adquiera una apariencia de salsa. Con el azúcar, lo que conseguiremos será reducir la acidez de tomate.
  3. Cuando haya alcanzado la textura deseada, será el momento de añadir la gelatina a esa salsa de tomate que hemos preparado en la sartén. Seguiremos moviendo bien para que la gelatina se mezcle con la salsa.
  4. Pasados unos minutos, retiraremos del fuego la sartén y verteremos su contenido en moldes pequeños individuales, o bien en uno más grande del que iremos sacando las porciones que serviremos a nuestros comensales.
  5. Los moldes que hayamos llenado con nuestra mezcla, los meteremos en la nevera para que se cuaje todo bien. Yo recomiendo preparar la gelatina de tomate la noche anterior, de esta forma nos aseguraremos de que pasa el tiempo necesario para que le dé tiempo a cuajar todo bien.

A la hora de servir, desmoldamos y servimos en platos de postre, intentando que esté lo más fría posible. Además de para postre, puede ser una merienda ideal para nuestro pequeños.

Gelatina de tomate con crocante

El siguiente vídeo publicado en Youtube por el usuario Mi Mundo de Sabores, se ofrece una receta alternativa en la que utiliza además un sabroso crocante de jamón.

¿No os parece genial esta receta que os hemos presentado hoy? Desde aquí os animamos a que la probéis y compartáis con todos nosotros que os ha parecido.

Sin dejar el tomate de lado, os queremos recomendar algunas otras recetas que hemos publicado en nuestro sitio y donde el tomate tiene una gran importancia. Es el caso de una rica pescadilla con tomate y queso, o sopa de tomate ideal para los días de invierno.

Dejar respuesta