Espárragos a la brasa con salsa romesco

¿Preparando el fuego para comer una auténtica parrillada de carne? Un buen acompañamiento para estas ocasiones son los espárragos a la brasa con salsa romesco, una receta muy fácil de hacer y que da un toque verde y sabroso a la típica parrillada entre amigos.

Para hacer tus espárragos a la brasa solo tendrás que preparar tu parrilla o barbacoa con unas buenas brasas y poner sobre ellas los espárragos trigueros sin pelar. Una vez los tengas bien tostados por fuera y al presionarlos muestren estar tiernos por dentro, debes retirarlos en una fuente y cubrirlos con una tapa otra fuente para que no se enfríen.

En cuanto a cantidad, calcula un kilo de espárragos por cada 4 personas, aproximadamente. Aunque ten en cuenta también qué otras cosas prepararéis en la parrilla para no excederos con la comida.

espárragos a la brasa
Fuente: demi

¿Cómo hacer la salsa romesco?

Los espárragos los puedes servir tal cual, con un poco de sal gorda por encima y un chorrito de aceite de oliva virgen, o bien preparar una rica salsa romesco para acompañar. Si te animas con la segunda opción… ¡toma nota!

La salsa romesco es típica de Cataluña (especialmente de Tarragona) y se prepara con tomates, ajos, ñoras, almendras, avellanas, pan tostado, aceite de oliva virgen extra, vinagre, pimentón dulce, guindilla y sal.

Para que os quede realmente deliciosa, seguid estos pasos:

  1. Poner a remojo las ñoras durante 4 horas.
  2. Eliminar las pepitas de las ñoras y reservar el resto en un recipiente.
  3. Asar los tomates y los ajos poniéndolos en el horno precalentado a 200º. Es mejor que pongas primero los tomates en una bandeja durante 20 minutos, y luego los ajos en otra bandeja durante aproximadamente 10-15 minutos.
  4. Tostamos una rebanada de pan.
  5. Pelamos las avellanas y las almendras tostadas, eliminando toda su piel.
  6. Pelamos los tomates.
  7. Cuando esté todo frío, lo ponemos en el vaso de la batidora y batimos todo.
  8. Añadimos una cucharadita de pimentón dulce, una pizca de sal, la puntita de una guindilla y un chorrillo de vinagre, y volvemos a batir todo. Probamos y rectificamos de algún ingrediente si lo consideramos necesario.

Y ahora… ya solo os queda poneros manos a la obra con las brasas. ¡Estamos seguros de que tus espárragos a la brasa con salsa romesco triunfarán entre los comensales!

Descubre otras recetas con espárragos tigueros en nuestro blog:

Dejar respuesta