La forma correcta de agarrar una copa es por el tallo.