Tarta de chocolate blanco con compota de frutos rojos

tarta chocolate blanco

No hay nada mejor que un buen postre para poner el punto y final a una comida o cena con amigos y familiares. El problema es que no siempre tenemos el tiempo, y las ganas, para prepararlo. Todo el mundo piensa que los postres requieren de mucho tiempo para su elaboración, pero a la hora de la verdad, hay muchas opciones que requieren de muy poco tiempo, consiguiendo grandes resultados. Es el caso de la tarta de chocolate blanco que hoy os traemos. Una receta muy sencilla y que gustará a todo el mundo. Si quieres sorprender a tus invitados, sigue leyendo y descubre como elaborarla.

Ingredientes para la tarta de chocolate blanco y frutos rojos

Lo primero de todo será conocer los ingredientes que vamos a necesitar para elaborar este riquísimo postre.

Ingredientes para la base

  • 150 gr de galletas
  • 60 gr de mantequilla

Ingredientes para el relleno

  • 200 gr de chocolate blanco
  • 500 gr de nata 35% materia grasa
  • 160 gr queso crema (el que más os guste)
  • 200 gr de leche
  • 40 gr de azúcar
  • 2 sobres de cuajada

Ingredientes para la compota de frutos rojos

  • 10 cerezas
  • 60 ml de zumo de limón
  • 50 gr de azúcar
  • 150 gr de frambuesas
  • 8 fresas
  • 15 gr de maizena
  • 1 cucharada de agua

En el caso de los frutos rojos, podéis cambiarlos por aquellos que más os gusten.

Pasos para elaborar la tarta de chocolate y frutos rojos

El primer paso será preparar la base de la tarta. Para ello, cogeremos las galletas y las trituraremos a mano o bien con la ayuda de una batidora. En un cazo pondremos la mantequilla a derretir. Cuando esté derretida, añadiremos la galleta para conseguir una masa con la que cubriremos el fondo del molde.

Una vez que tengamos la base, será el momento de empezar con el relleno. Para ello, en una olla pondremos la nata junto con el azúcar a calentar. Cuando vaya a hervir, lo retiraremos del fuego y le añadiremos el chocolate blanco removiendo todo con la ayuda de unas varillas para que se integre bien.

Cuando el chocolate esté derretido, pondremos la olla de nuevo en el fuego y le añadiremos la lecha y el queso crema que hayamos elegido. Mezclaremos todo bien con la ayuda de las varillas hasta conseguir una crema limpia de grumos.

En el momento justo que comience a hervir, la volveremos a quitar del fuego y le añadiremos los sobres de cuajada sin dejar de remover. Cuando veamos que se ha integrado con la mezcla, pondremos de nuevo la olla a calentar y cuando vuelva a hervir, la retiraremos definitivamente del fuego.

Con mucho cuidado, iremos añadiendo esa mezcla sobre la base de galletas que hemos preparado anteriormente. Decimos lo de cuidado para evitar que la base se desmorone. Cuando tengamos todo vertido, la meteremos en la nevera para que vaya cuajando.

Mientras que se cuaja, aprovecharemos para preparar la compota de frutos rojos. Para ello, empezaremos deshuesando las cerezas, poniéndolas en un cazo a fuego medio junto las frambuesas, las fresas, el azúcar y el zumo de limón. Cuando empieza a hervir, bajaremos la intensidad del fuego, dejándolo cocer durante 30 minutos, hasta que veamos que se ha formado una compota. En ese momento, añadiremos la maizena diluida en una cucharada de agua. Mezclaremos todo bien y dejaremos enfriar.

Por último faltaría decorar la tarta. Para ello, la sacaremos de la nevera y nos aseguraremos de que está bien cuajada. De ser así, esparciremos la compota por la superficie, decorándola con trozos de los frutos rojos utilizados si lo deseamos.

¿Qué os ha parecido la tarta de chocolate blanco con compota de frutos rojos que os hemos enseñado hoy? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Ir arriba