Aprende a preparar unos sabrosos saquitos de pollo

0

Aunque la receta que os traemos hoy lo hemos clasificado como aperitivo, bien podría servirse como un entrante o bien como plato único si lo acompañamos de alguna guarnición, como puede ser una rica ensalada. Se trata de unos saquitos de pollo con verduras que harán las delicias de tu familia.

Hay veces que nos aburrimos de comer siempre lo mismo. La falta de tiempo o de ideas hace que al final hagamos cada semana las mismas comidas. Para poner solución a esto, hoy os traemos esta receta para preparar unos divertidos saquitos de pollo. Sigue leyendo y descubre cómo podemos prepararlos.

Saquitos de pollo

Ingredientes para elaborar los saquitos de pollo

  • Pasta brik
  • 1 pechuga de pollo
  • 150 gramos de col
  • 1 zanahoria
  • 100 gramos de brotes de soja
  • Salsa de soja
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Pasos para preparar los saquitos de pollo

  1. Lo primero que deberemos hacer será cortar la col y la zanahoria en juliana, pero en trozos no demasiados largos. En una sartén añadimos un poco de aceite y las ponemos a pochar. Lo que estamos buscando es que tanto la zanahoria como la col se queden al dente, es decir, no queremos que se frían sino que se ablanden.
  2. Una vez que hemos conseguido la textura deseada, le añadimos los brotes de soja y salteamos todo junto. A continuación las reservamos para utilizarlas posteriormente.
  3. Por otro lado, la pechuga de pollo la cortaremos en trozos pequeños. En una sartén añadimos una cucharada de aceite para freírla. A mitad del proceso, la salpimentamos a gusto y le añadimos dos cucharadas soperas de salsa de soja. Cuando haya adquirido el color que buscábamos, la retiramos del fuego.
  4. En esa misma sartén, añadimos las verduras que teníamos pochadas y mezclamos todo bien.
  5. El siguiente paso es el más tedioso, ya que vamos a montar cada uno de los saquitos de pollo. Para ello, cogemos una oblea de pasta brik y la colocamos en la encimera. Añadimos una cucharada de la mezcla en el centro y formamos un saquito, atándolo con un trozo de cordel de cocina para que no se abra.
  6. Cada uno de los saquitos los iremos colocando en una bandeja de horneas que previamente habremos engrasado para que no se peguen. Cuando tengamos listos todos los saquitos, los hornearemos durante 10 minutos, con el horno previamente precalentado a 180 grados.
  7. Cuando hayan adquirido un color dorado, los sacamos del horno y con cuidado de no quemarnos, iremos quitando cada uno de los cordeles que hemos utilizado para atarlos.

Sin duda, se trata de una gran idea para esas situaciones en las que nos juntamos con los familiares y amigos. De todas formas, también os invitamos a que visitéis la entrada que publicamos hace un tiempo en la que os mostrábamos ideas para preparar ricos aperitivos para una fiesta con amigos.

 

Dejar respuesta