Tartaletas de queso y mermelada

0

Receta de tartaletas de queso y mermelada

Si habláramos sobre los ingredientes más utilizados a la hora de cocinar un postre o algo dulce, sin duda que pensamos en primer lugar en el chocolate, pero lo cierto es que el queso crema no se queda atrás, pues sus posibilidades de aplicaciones, así como su exquisito sabor, lo hacen idóneos para preparar todo tipo de postres y recetas, como las siguientes tartaletas de queso y mermelada, unos ricos bocaditos dulces que se consumen fríos y a cualquier hora.

Ingredientes:

  • Masitas Maria
  • 200 gramos de queso crema
  • 1 huevo
  • 50 gramos de azúcar
  • 1 cucharada de mermelada
  • 1 cucharada de jugo de limón

 Moldes de papel

Preparación:

  • Para preparar estas tartaletas de queso y mermelada, comienza colocando los moldes de papel dentro de los moldes de magdalenas o flanes para horno. Es conveniente que esto lo hagas desde el principio, ya que una vez que llenes los moldes de papel, si los mueves demasiado podrían volcarse.
  • Ahora toma una de las masitas Maria, o similar, y deposítala en el fondo de cada molde. Si la galleta es más grande que este último, puedes romperla en varios trozos.
  • A parte, toma el queso crema y llévalos unos segundos al microondas para que se ablande, y luego añádelo a la batidora junto al huevo, el jugo de limón y el azúcar. Ahora mezcla todo muy bien hasta obtener un preparado suave y principalmente liquido.
  • Ahora toma una cucharada de esta mezcla, y rocíala sobre las galletas que tenias en los moldes. El objetivo de esto es que absorban el líquido y aumenten de peso, para que no floten al momento de rellenar los moldes.
  • Una vez que has humedecido todas las galletas, comienza a llenar los moldes con el resto de la mezcla de queso, y remata la superficie con pequeñas pintitas de mermelada.
  • Ahora lleva tus tartaletas a un horno a 250 grados, y cocínalas hasta que su superficie se vean doradas y acristaladas.

Cuando tengas tus tartaletas de queso listas, deja que se enfríen y luego resérvalas en el refrigerador, pues saben mucho mejor si se consumen frías.

Dejar respuesta