Receta de sopa de ajo madrileña

0

A la belleza que supone el disfrute de una estancia en la bonita capital de España, Madrid. Se agrega su tradición de rica cocina tradicional que le ha dado fama mundial. Madrid es por muchas razones un destino perfecto para el turismo, y una de ellas es la gran variedad de recetas de cocina madrileña, entre sopas, guisos y postres no hay modo de no deleitarse con la gastronomía de Madrid.

Por ello, hoy hemos elegido para ti, una rica receta de sopa de ajo madrileña. Aunque la sopa de ajo se prepara en muchos lugares, en Madrid tiene el toque especial de la cocina española, una de sus más emblemáticas recetas para el disfrute de todos en casa, agrega a tu recetario esta forma de preparar sopa de ajo madrileña.

Ingredientes: 1/4  kg  de pan, 6 dientes de ajo, 4 huevos, 1 cucharón  de aceite de oliva, 1 cucharadita de pimentón dulce, sal al gusto, 1 litro de caldo de carne. Ingredientes para preparar  el caldo de carne: una cebolla, 3 zanahorias, 2 puerros, 3 dientes de ajos, ¼ de repollo o un apio, tomate, 1 buen pedazo de morcilla de ternera, ¼ de pollo, un hueso de la rodilla de ternera, un hueso de espinazo de cerdo, hueso de jamón.

sopa de ajo madrileña

Preparación: Primeramente preparamos,  el caldo de carne, con los ingredientes que hemos destinado al mismo, de la manera usual como se prepara un caldo. Luego que esté preparado lo colamos y reservamos un litro que servirá para nuestra receta. Pelamos  los ajos, y los cortamos en  láminas no demasiado finas, los doramos en una sartén con el aceite de oliva y los reservamos. Cortamos el pan en rebanadas finas, y freímos en el mismo aceite hasta que estén doradas y las reservamos.

Mientras tanto en una cazuela, ponemos  el pan frito, los ajos, el aceite, el pimentón y le añadimos el caldo, preparado con antelación, dejamos que todo hierva  todo junto durante 10 minutos a fuego lento. Luego de ese tiempo cascamos  los huevos, cada uno por separado y los echamos  en la sopa. Se sube la intensidad del fuego al máximo y vamos echando los huevos uno por uno de modo que queden escalfados en la sopa, cuando estos estén listos apagamos el fuego y servimos caliente.

Dejar respuesta