Ideas gourmet de regalo para triunfar con los más “sibaritas”

Cuando se acerca el cumpleaños de una persona especial, un amigo, un familiar, la pareja… la cabeza empieza a dar vuelta buscando el regalo perfecto. Aunque hay personas a las que resulta fácil hacerles un regalo de cumpleaños y acertar, con otras puede convertirse en una autentica odisea, bien porque tiene de todo, bien porque es lo que se considera un “sibarita” y no le vale cualquier cosa

Se considera sibarita a una persona que lleva una vida lujosa y refinada, de gustos caros. La etimología de la palabra deriva del latín Sybarīta, y este del griego Sybarítēs, que significa Síbaris. Síbaris era antigua ciudad italiana que estaba situada en el golfo de Tarento, que era muy popular no solo por su riqueza, sino por la finura de sus lugareños.

Este tipo de personas son las más complicadas a la hora de hacerles un regalo. En primer lugar, porque suelen tener los recursos económicos suficientes para darse todos los caprichos que consideren y costearse un estilo de vida lujoso. En segundo lugar, porque se debe encontrar regalos de cumpleaños a la altura de las circunstancias, y no siempre resulta sencillo, especialmente si hay que ceñirse a un presupuesto ajustado. No obstante, suelen ser amantes de la buena mesa, y ese ya puede ser un camino abierto de gran espectro para buscar el presente más acertado. Disfrutarán como pocos de un buen vino o un exquisito manjar.

En este artículo se selecciona una lista de opciones gourmet amplia, con un rango de precios variados.

Degustaciones y catas

Regalar experiencias está de moda, y no es de extrañar, pues son la solución perfecta para aquellos que lo tienen todo o a los que no se sabe con qué obsequiarles. Degustaciones y catas hay de todo tipo y para todos los bolsillos, pueden incluir simplemente una visita a una bodega y a la degustación de sus vinos, o también una selección de aceites de oliva, tapas con maridaje o incluso una verdadera degustación de delicatessen gastronómicas. Incluso las más completas incluyen una o dos noches de hotel, desayuno…

Talleres de cocina

Los amantes de la buena mesa, por muy sibaritas que sean, también tienen que cocinar, y no todos tienen tan buena mano o saben preparar los platos que más les gustan. Por este motivo, un taller de cocina es todo un acierto que seguro sabrán agradecer.

Como en el caso de las degustaciones y las catas, también los hay de muchos tipos para que se adapten a todos los gustos y presupuestos. Se trata de talleres especializados de corta duración. Pueden estar enfocados a la comida japonesa, ideal para los amantes del sushi, cursos de ceviches y tartares o de repostería, para los más golosos, como el especializado en la elaboración de macarons.

Planes gourmet en casa

No siempre hay que salir a un restaurante para disfrutar de una experiencia gourmet. Hay excelentes cajas preparadas para abrir y paladear en casa, en la mejor compañía y con el mejor ambiente posible. Estos packs permiten al agasajado elegir la mejor ocasión par deleitarlos sin tener que reservar ni planificar demasiado, simplemente cuando más le apetezca.

Del mismo modo que en los casos anteriores, hay de todos los precios y para todos los gustos, más simples o mas completos. Desde packs de cerveza artesana a vinos exquisitos, o especiales para los amantes del queso, los embutidos gourmet o el chocolate.  

Así mismo, existen empresas que preparan la experiencia gourmet en casa, de manera que se trata de una comida preparada por un chef que se desplaza hasta el domicilio del agasajado en el día y la hora acordados previamente.

Restaurantes MICHELIN

Por último, un planazo, aunque no apto para todos los bolsillos. Ideal para regalar a alguien muy especial, un muy buen amigo o la pareja, personas con las que apetece realmente compartir este momento. Se trata de regalar un menú degustación, pero no uno cualquiera, uno en un restaurante Michelin.

Este sin duda es un plan que encaja perfectamente con la definición de sibarita, y es una experiencia que se disfruta mejor en compañía. Por eso solo queda reservado para esas personas importantes con las que se guardar un buen recuerdo. Y es que, el precio también es más elevado y, además, invita a ir juntos.

Tan solo hay que informarse bien sobre los restaurantes que hay cerca de la ciudad de residencia que cuenten con esta distinción o incluso aprovechar para pegarse una escapada, para un regalo gourmet aun más completo.

Ir arriba