Huevos rellenos gratinados

0

Hay muchas ocasiones a lo largo del año que por algún motivo u otro celebramos alguna comida o cena especial con los amigos o familiares. Son en esos momentos cuando debemos sacar todo nuestro repertorio de recetas para sorprender a todo el mundo.

Para estos días, o cuando queráis, os traemos la receta de huevos rellenos gratinados, un aperitivo ideal para esos días y que no lleva mucho trabajo. Es una receta de Karlos Arguiñano y que a buen seguro no dejará indiferente a nadie. Veamos a continuación como prepararla.

huevos rellenos gratinados

Los ingredientes para la elaboración de este aperitivo son:

  • 6 huevos
  • 125 gramos de atún en aceite
  • 3 cucharadas de salsa de tomate
  • 6 lonchas de jamón cocido
  • 75 gramos de queso rallado
  • 20 gramos de harina
  • agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 litro de leche
  • nuez moscada
  • sal
  • pimienta
  • perejil

Lo primero que debemos hacer es cocer los huevos. Para ello en una cazuela le añadimos agua y sal y metemos en ella los huevos. Una vez que ha empezado a hervir, calculamos diez minutos para conseguir la cocción óptima. Los refrescamos y los pelamos.

Una vez pelados, los cortamos por la mitad a lo largo, sacándole las yemas y desmenuzándolas en un bol. La clara del huevo la reservamos ya que será lo que tendremos que rellenar.

En el bol de las yemas añadimos el atún junto con el tomate. Salpimentamos a nuestro gusto y rellenamos los huevos con esta mezcla.

Por otro lado, cortamos por la mitad los filetes de jamón cocido, enrollando cada medio huevo en una tira. Los huevos enrollados con el jamón los añadimos en una fuente para horno.

El siguiente paso será la elaboración de la bechamel. Para ello en una cazuela vertemos un poco de aceite o mantequilla. Le añadimos la harina y la mezclamos todo bien con unas varillas para evitar que se hagan grumos. Cuando esté cocinada la harina, le vamos añadiendo la leche hasta conseguir el punto que queramos. Por último le añadimos la nuez moscada, sal y pimienta.

Con la bechamel que hemos preparado cubrimos la superficie de los huevos, añadiéndole queso rallado. A continuación lo metemos al horno hasta que se tueste la superficie de los huevos.

Vía: Hogar Útil

Dejar respuesta