Historia y recetas de algunas conservas que podrás preparar

0

Compartiremos algunas recetas para que puedas preparar las más sabrosas conservas. Se caracterizan por ser fáciles de preparar y llevan muy pocos ingredientes.

Desde que el hombre tuvo que pasar por etapas de escasez ha aprendido e implementado distintas formas de conservar sus alimentos a través del tiempo. La sal, el azúcar y el vinagre se han vuelto aliados fundamentales para poder conservar algunos alimentos de manera natural.

Historia de las conservas

Recetas de algunas conservas
Fuente: Javier Lastras

Las personas tuvieron la necesidad de conservar sus alimentos cuando comenzaron a migrar a zonas donde el frío estaba presente y las estaciones se encontraban mejor definidas. El viaje y el invierno se convirtieron en causa de la escasez de alimentos, y aprender a conservarlos era la mejor opción para que, los alimentos que se tenían, se podían conservar a través del tiempo.

Los científicos han encontrado restos de pescado de mar que tienen mas de 20 mil años de antigüedad en cuevas a cientos kilómetros de la costa, lo que nos demuestra que las conservas ya llevan mucho tiempo, y desde ese momento se han convertido en una excelente manera de guardar sus alimentos para épocas de escasez

Las primeras maneras de conservar los alimentos fueron el enterrado en frío, el ahumado y la salazón, con el paso del tiempo se comenzaron a usar las azúcares de las frutas y el vinagre para extender la vida de las legumbres.

Después llegaron adelantos como la nevera, los envases de hojalata y el sellado al vacío que permitieron de manera mucho más eficiente conservar alimentos con técnicas cuidadas en las que se evitaba la aparición de bacterias y hongos.

Cuando vayas a preparar una receta de alguna conserva es fundamental que respetes al pie de la letra las cantidades de azúcar, vinagre y sal que te indiquen Además será necesario que esterilices correctamente los envases y midas el pH con tiras reactivas para verificar que el pH sea más bajo que 4,3 (lo que está considerado como un ambiente libre de patógenos).

Forma de esterilizar los envases

Recetas de algunas conservas
Fuente: Margarita Olivera

El hecho de esterilizar correctamente los envases es tan importante como el hecho de respetar las cantidades de azúcar, sal y vinagre. Gracias a una correcta esterilización se puede reducir los riesgos de contaminación en su máxima expresión

Para ello se deberá colocar agua en una olla grande y ponerla a hervir, cuando ya haya alcanzado su punto de ebullición se tiene que sumergir los frascos con sus tapas y una cuchara. Dejar unos 10 minutos con la olla tapada para evitar que se pierda el vapor.

Pasado el tiempo se tiene que retirar los frascos y la cuchara con una pinza, para evitar las quemaduras y no contaminar los frascos tocándolos. Escurrir y dejar enfriar sobre un paño bien limpio. Dejar secar de manera natural sin ningún tipo de producto.

Rellenamos los frascos con la conserva elegida usando una cuchara estéril Tapar los frascos.

Lleva nuevamente al agua en ebullición y coloca una rejilla para evitar que los frascos toquen el fondo y terminen rompiéndose. Coloca los envases llenos y deja por unos 20 minutos.

Retira los frascos y coloca boca abajo sobre un paño para que se genere vacío. A continuación te daremos recetas de algunas conservas.

Conserva de ajos con romero en aceite

Recetas de algunas conservas
Fuente: Consuelo

 

Lavamos cuatro cabezas de ajo y cortamos la base con mucho cuidado, evitando que se desprendan los dientes. En una olla calentamos medio litro de aceite de oliva.

Cuando rompa el hervor bajamos el fuego y cocinamos por tres minutos y agregamos pimienta negra y un chile jalapeño rojo. Si no se quiere una conserva tan picante recuerda retirar las semillas del chile. En último lugar agregamos los ajos y cocinamos a fuego bajo hasta que estén tiernos. Es muy importante que no se derramen, retira los ajos y colócalos en un frasco estéril de boca ancha, agrega las ramas de romero fresco. Cocina el aceite unos minutos más y deja entibiar. Después vierte en el frasco junto con la pimienta y el chile, cubriendo totalmente las cabezas de ajo.

Sellamos herméticamente los frascos y los dejamos reposar unos tres días para que tomen más sabor. Cuando abras el frasco recuerda conservar en la nevera.

Pepinitos en vinagre

Lavamos muy bien un kilo de pepinos pequeños y tres dientes de ajo sin pelar. Colocamos en una cacerola grande 500 cc de vinagre de alcohol, 500 cc de agua, 3 clavos de olor, 1 hoja de laurel, una cucharada de sal gruesa, 3 cucharadas de azúcar, los dientes de ajo, una cucharadita de pimienta negra en grano, 1 cucharadita de mostaza en polvo, una cucharadita de semillas de eneldo.

Cocinamos tapado a fuego fuerte y cuando el líquido empiece a hervir agrega los pepinos. Podrás colocarlos enteros o cortados en rodajas o mitades.

Continua la cocción con la olla destapada y cuando empiece a hervir dejar cocinando unos 7 minutos más dejamos enfriar en el líquido de cocción.

Cuando todo esté frío colocamos los pepinos en los frascos estériles. Vierta el líquido hasta cubrir.

Divide las semillas y los ajos para que cada frasco tenga un poco. Agregamos una ramita de romero.

Esta conserva se puede guardar hasta los seis meses en un sitio fresco, cerrado.

Cuando hayas abierto deberá guardarse en la nevera. Pueden consumirse de forma inmediata. Esta receta requiere de algunos días de reposo.

Conservas de hongos portobello

Limpiamos medio kilo de hongos Portobello con un trapo húmedo En una olla hervimos 330 cc de vinagre blanco. Colocamos allí los hongos y blanqueamos por unos 30 segundos. Escurrimos bien y reservamos. Por otro lado pelamos y cortamos por la mitad cuatro dientes de ajo.

Calentamos en una sartén 330 cc de aceite de oliva y agregamos los hongos y los ajos. Si los hongos son muy grandes los podemos cortar por a mitad. Cocinamos por un minuto. Retiramos los hongos y los colocamos en un frasco estéril.

Vertimos en el frasco el aceite caliente hasta cubrir toda la preparación. Cerramos herméticamente y mantenemos en la nevera. Después de una semana estarán listos. Si el frasco se mantiene cerrado se puede llegar a conservar seis meses.

Dejar respuesta