-

Ensalada de salchichón

Ingredientes:

– 8 cucharadas de aceite de oliva
– 1 puñado de rúcula
– 1 albahaca
– 100 g de arvejas
– 4 chorizos alemanes o 300 g de salchichón de carne
– 1 pepino mediano
– 1/2 taza de pepinitos en vinagre
– 1 cebolla de 100 g
– 4 cucharadas de vinagre de vino
– 1 cucharada de té de mostaza
– sal y pimienta a tu gusto
– Algún queso duro

Preparación:

Calienta los chorizos en agua, evitando que hiervan. Déjalos enfriar y quita la piel. Corta en rodajas y luego en medias lunas. Hierve las arvejas a fuego fuerte, es decir con el agua hirviendo con su correspondiente puñado de sal; una vez cocidas escurre bien. Corta en rodajas muy finas al pepino. Prepara la salsa con la mostaza, el vinagre, sal, pimienta y aceite. Bate bien esta mezcla hasta que tengas una vinagreta bien ligada. Añade a los ingredientes menos a las arvejas.

Deja que la mezcla coja el sabor del aliño por una hora. En los platos pon rúcula, albahaca, las arvejas y la mezcla anterior.

Vía: Las recetas de cocina

Lo último...

Aperitivos gourmet fáciles y exquisitos para el paladar

A los españoles nos encanta comer bien. España es un país en el que las tapas y los aperitivos tienen una importancia especial en...

Crema de jamón ibérico, una receta perfecta para cualquier época del año

Todo el mundo sabe de lo importante que es cuidar de nuestra alimentación y de utilizar alimentos de primer nivel a la hora de...

¿Qué tipos de café son los que más consumimos? Formas de preparar el café

Después del agua, el café es la bebida más consumida en todo el mundo y por más de mil años la humanidad ha perfeccionado...

Receta de milanesa de ternera a la napolitana

Son muchas las formas que hay de disfrutar de un buen filete de carne, pero a la milanesa suele ser una de las formas...

Receta del Salmorejo de Naranja Iznajeño

La localidad cordobesa de Iznájar, quiere compartir con todos los amantes de la buena gastronomía, con una receta muy peculiar del tradicional salmorejo, donde...
Artículo anteriorBizcocho de vino dulce
Artículo siguienteLos picatostes de mi abuela