-

Consejos para evitar la salmonela y el anisakis

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad y Política Social, ha lanzado una lista de “consejos útiles” para evitar las intoxicaciones por salmonella y anisakis en verano, una época en la que las altas temperaturas pueden elevar el riesgo de sufrir estos problemas.
La salmonella causa más del 70% de los brotes de enfermedades de origen alimentario

La salmonella causa más del 70% de los brotes de enfermedades de origen alimentario, a pesar de que el uso de huevo crudo en mayonesas está prohibio en restaurantes desde 1991.

Para evitarla, Sanidad recomienda utilizar sólo huevos convenientemente envasados y etiquetados.

También recomiendan conservar los huevos en el frigorífico y no guardar restos de salsas. “Si se prepara más cantidad del plato de la que se va a consumir de inmediato, recomiendan aderezar con la salsa sólo la parte que se va a comer a continuación y reservar el resto sin salsa. Es el caso de la ensaladilla rusa”, puntualizan.

Conviene lavar la cáscara con agua y detergente y secar bien, antes de cascar el huevo

Antes de utilizar el huevo, conviene “lavar la cáscara con agua y detergente y secar bien, antes de cascar” y tener cuidado “para que no caigan trozos o restos de cáscara ni en la clara ni en la yema”. “Es necesario añadir a la salsa vinagre o limón para acidificarla y así inactivar posibles gérmenes”, añaden.

Para evitar el anisakis, a pesar de que los restaurantes están obligados por ley a congelar el pescado que se va a servir crudo (tipo sushi), marinado (boquerones en vinagre) o poco cocinado y a informar de este hecho a sus clientes, conviene comprar el pescado limpio y sin vísceras, cocinarlo para eliminar el parásito y congelarlo antes, si se va a comer crudo o semicrudo.

En este sentido, recuerdan que no causan la enfermedad, aunque se consuman crudos y sin congelación previa, los moluscos bivalvos, como ostras, mejillones o almejas; los pescados de ríos, lagos o piscifactorías, como truchas o carpas; las semiconservas, como las anchoas, y los pescados desecados salados, como bacalao o mojamas.

Asimismo, es conveniente separar alimentos crudos y cocinados “para evitar la contaminación cruzada” y no usar los mismos utensilios para manipular o cortar alimentos crudos y cocinados, además de conservar los dos tipos de alimentos separados.
Hay que separar los alimentos crudos y cocinados y no usar los mismos utensilios al cocinarlos

Recomiendan cocinar los alimentos “completamente”, evitando que queden crudos por dentro, especialmente la carne, el pollo, los huevos y el pescado.

Aconsejan también que las sopas y guisos “alcancen la temperatura de ebullición” y “recalentar bien la comida cocinada”, ya que los microorganismos mueren a más de 70 grados. Además, piden almacenar en el frigorífico lo antes posible tanto los alimentos cocinados como los perecederos.

Vía; 20minutos

Lo último...

¿Cómo elegir el tipo de cafetera que necesito según nuestros gustos?

Para muchas personas, el café es algo esencial para sus vidas. Es lo primero que toman al levantarse de la cama cada mañana y...

El café irlandés, ¿es realmente de Irlanda?

El café irlandés pasa por ser uno de los tipos más conocidos a nivel mundial. Como mucho de vosotros sabéis, se elabora a partir...

Ideas de platos salados con chocolate que te encantarán

Los platos salados con chocolate existen y son deliciosos. Si te ha picado la curiosidad y quieres probar algunas recetas a continuación, dejo una...

¿Debo cambiar mi dieta durante el embarazo si soy vegana?

Hoy en día son muchas las personas que han optado por un estilo de vida vegano. Para el que no lo sepa, los veganos...

Receta de ensaladilla rusa fácil

La ensaladilla rusa es una combinación ideal para un primer plato o como acompañamiento. Su sabor es típico de verano, pero también puede prepararse...
Artículo anteriorSalpicón de rape y langostinos
Artículo siguienteDados de atún marinados