Cómo preparar un delicioso paté

0

El paté es un alimento muy rico y que nos aporta muchos nutrientes. En especial es muy bueno para los niños, ya que tienen que comer muy completo para crecer. Normalmente compramos el paté ya hecho, pero lo puedes hacer tú misma en casa, no lo dudes y ¡toma nota!

Ingredientes (para 8 personas)

  • 500 gr de hígado de ternera
  • 180 gr de mantequilla
  • 150 gr de jamón cocido
  • 1 escalonia o cebollita
  • 1 diente de ajo
  • 100 gr de nata para montar
  • 15 gr de gelatina (unas 7 hojas)
  • 1 hoja de laureL
  • 1 vasito de brandy
  • 1 vaso de leche
  • 1/2 litro de caldo
  • Pan de molde tostado
  • Sal
  • Pimienta
Fuente: flickr
Fuente: flickr

Elaboración del paté

Lo primero que tenemos que hacer es ablandar la gelatina en agua fría durante 5 minutos. La escurrimos, la disolvemos en el caldo caliente y dejamos que se enfríe. Limpiamos el hígado de las pieles, lo troceamos, lo introducimos en un recipiente y cubrios con la leche.

Sofreímos la escalonia o la cebollita picada en 30 gr de mantequilla, el laurel y al ajo. Incorporamos el hígado escurrido de la leche, lo regamos con el brady y dejamos cocer durante 5 minutos, salpimentamos.

Escurrimos el hígado del fondo de cocción, lo trituramos junto con el jamón y después lo pasamos por un tamiz aplastándolo con una espátula. Si no tienes tamiz puedes usar un pasa purés.

Trabajamos en crema la mantequilla restante . Batimos la nata con unas varillas eléctricas para que quede un poco montada. Mezclamos poco a poco el puré de hígado con la mantequilla y la nata, hasta obtener un compuesto homogéneo.

Vertemos una capa de gelatina de 2 cm en el fondo de un molde en forma de rectángulo con capacidad para 1 litro y medio e introducimos el molde en el frigorífico hasta que la gelatina se haya solidificado.

Retiramos el molde de la nevera, rellenamos con el compuesto de hígado y damos unos golpes sobre la mesa para evitar que salgan vacíos de aire. Nivelamos el compuesto, rellenamos con la gelatina restante e introducimos en el frigorífico durante unas 4 horas.

Sumergimos el molde en agua caliente durante unos segundos, apoyando sobre un plato de presentación, le damos la vuelta y alzamos poco a poco el molde. Introducimos de nuevo en el frigorífico hasta el momento de servirlo.

Al servir el paté lo podemos acompañar de unas rebanadas de pan. Además de pan blanco puedes utilizar pan integral, de soja o brioche.

Dejar respuesta