Las empanadas son una de las joyas de la gastronomía gallega que tradicionalmente solía prepararse en ocasiones de fiesta y romería, como celebración. Sin embargo, en la actualidad, se utiliza como entrante o como una comida completa. Lo mejor de las empanadas es que pueden ser de cualquier tipo. Pollo, atún, zamburiñas, zorza… Pero ¿qué consejos debemos tener en cuenta para elaborarlas y que nos queden para chuparse los dedos?

1. Mezclar la harina

Uno de los problemas con los que nos podemos encontrar la elaborar empanadas gallegas artesanas es que la masa no nos queda jugosa. En su lugar, la masa queda compacta y eso se nota en el sabor. El mejor consejo para evitar que esto nos pase es mezclar harina de trigo y harina de maíz. Pondremos mitad y mitad. El resultado será una masa de empanada perfecta.

2. Utilizar levadura fresca

La levadura fresca es otro de los ingredientes que deben llevar nuestras empanadas gallegas. No obstante, muchas veces no tenemos este ingrediente en casa y consideramos que podemos sustituirlo por Royal. Esto es un grave error.

La levadura fresca nos permitirá obtener una masa perfecta de empanada. Eso sí, recordemos que la temperatura del horno debe ser como máximo de 30 grados y como mínimo de 26. Fuera de este rango, el resultado será bastante distinto al esperado.

3. Agujerear la superficie de la masa

Otro de los consejos para conseguir degustar unas empanadas gallegas perfectas es realizar unos agujeros sobre la masa antes de introducirlas en el horno. Así, el vapor que se forme en el interior de la masa saldrá, evitando que se formen zonas infladas. Recomendamos realizar tan solo uno o dos agujeros, no más.

4. Evitar un exceso de humedad en el relleno

Para disfrutar de unas empanadas gallegas para chuparse los dedos, ahora que ya sabemos cómo preparar una masa deliciosa, el relleno debe ser jugoso, pero no en exceso. Si es demasiado húmedo, estaremos ante una empanada que puede gotear y, además, puede que la masa no se haga del todo y quede cruda, lo que nos impedirá disfrutar de un sabor crujiente.

¿Algunos trucos? Si al relleno de la empanada le falta humedad podemos utilizar el aceite del escabeche o de la lata de atún (si son ingredientes de la empanada). En cambio, si está demasiado húmeda es necesario escurrir parte del aceite antes de poner el relleno en la empanada.

5. Pintar la masa con huevo

Una de las características de las empanadas gallegas es el toque dorado que hay en su superficie. Para obtener este color tan apetecible, debemos batir un huevo y pintar con él la masa de la empanada antes de meterla en el horno. Para hacer esto utilizaremos una brocha de cocina.

Ahora que ya sabes lo que debes tener en cuenta para elaborar unas empanadas gallegas para chuparse los dedos, te recomendamos que los pongas en práctica la próxima vez que las elabores. Verás cómo te salen unas empanadas perfectas y que sorprenderán a cualquier comensal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here