5 consejos al abrir un restaurante sostenible

En los últimos años, negocios de todo tipo han adquirido un fuerte compromiso por conseguir una mayor sostenibilidad, todo con el objetivo de reducir el impacto sobre el entorno que nos rodea, conseguir una mejor conservación de los recursos naturales y promover una alimentación más ecológica.

Entre todos estos negocios, los restaurantes son un claro ejemplo de trabajar en busca de la sostenibilidad, buscando siempre formas para ofrecer un servicio de calidad a sus clientes, pero cuidando en todo momento el medio ambiente.

¿Por qué es importante trabajar la sostenibilidad en tu restaurante?

La sostenibilidad no es una tendencia pasajera, sino que ha llegado para quedarse. Un restaurante que apuesta por la sostenibilidad está consiguiendo aportar un plus a su imagen de negocio. Ese esfuerzo para ofrecer la mejor sostenibilidad posible, reflejar en los clientes vuestra responsabilidad social de la empresa.

Por todo ello, la sostenibilidad en tu restaurante puede ser una causa de más clientes, de más ventas y de mejores beneficios. La utilidad es, de esta forma, doble. Por un lado, se trabaja protegiendo al ambiente y la salud, y por otro se multiplican las ganancias.

Consejos para abrir un restaurante sostenible

Alcanzar ese nivel de sostenibilidad no siempre resulta sencillo, pero es más fácil si tenemos presentes algunos consejos que pueden ayudarnos a conseguirlo.

Bolsas para los cubiertos

El primero de ellos es el uso de bolsas para cubiertos a la hora de montar las mesas. Gracias a su uso, se agiliza todo el proceso de organizar las mesas, lo que favorece a optimizar los costes. Además, se consigue dar una imagen más higiénica, ya que el comensal será el único en tocarlos. A todo esto, hay que sumarle que, al estar fabricados en papel, se puede reciclar sin ningún tipo de problema.

Reciclar

Todo restaurante sostenible requiere de un buen sistema de reciclaje del que también debe formar parte el propio comensal. El objetivo no es otro que establecer una cadena que vaya más allá del local, convirtiéndose en todo un hábito cotidiano. Dentro del reciclaje también tiene cabida las sobras, dando la oportunidad a los clientes de que se la puedan llevar a sus casas.

Elaborar un inventario sobre los productos perecederos

A la hora de gestionar un restaurante sostenible es primordial llevar un inventario actualizado de todos los productos perecederos que se tienen con el fin de evitar el desperdicio, lo que al final supondrá un ahorro económico para el negocio. Para conseguir este objetivo, resulta de gran importancia la regla de primeras entradas primeras salidas, es decir, hay que dar prioridad a los productos que llegaron antes para evitar que se echen a perder.

Apostar por los productos ecológicos y locales

Cada vez son más los comensales que demandan productos locales siempre y cuando estos contribuyan a mejorar la economía del lugar y no supongan una amenaza para el medio ambiente. Esto ha provocado que cada vez sea más habitual que los restaurantes apuesten por utilizar productos locales para elaborar sus cartas.

Economizar energía eléctrica

Por último, pero no menos importante, hay que hablar de economizar el uso de la energía eléctrica, algo que parece complicado dentro de un restaurante pero que siempre es posible hacer algo. Lo más importante es apagar siempre las luces, fuegos y electrodomésticos que no sean necesarios y no se utilicen. Instalar luces de bajo consumo es otra opción primordial para reducir el consumo, así como apostar por la domótica para conseguir una mayor eficiencia.

Las claves que hemos comentado no son las únicas que podemos aplicar, pero sí que podrán ayudar a conseguir un restaurante más sostenible.

Ir arriba