4 fantásticas recetas de mermelada casera

0

Cada vez me gusta más el mundillo de la cocina y preparar en casa muchas de las cosas que hasta ahora compraba ya preparadas. La mermelada casera me encanta, nos gusta a todos en casa, y lo cierto es que se pueden conseguir algunas deliciosas con poco esfuerzo y en poco tiempo.

Mermelada casera
Fuente: RTVE

He de reconocer que no soy mucho de tomar mermelada, pero la mermelada casera me gusta tomarla de vez en cuando con un par de tostadas. Preparar alguna es genial porque así podrás aprovechar diversas frutas y verduras que seguro que tienes por casa.

Recetas de mermelada casera

1. Mermelada de albaricoque

Mermelada casera
Fuente: Cocinando con Catman
  • Ingredientes: 2 kilos de albaricoques, 1 limón y azúcar (unos 700 gr por kilo de fruta).
  • Elaboración: empieza lavando muy bien los albaricoques, y después los partes en cuatro trozos y quitas el hueso. Pésalos para saber cuánto azúcar debes poner y así no endulzarlo de más. Mételos en una olla con el azúcar, añade el zumo de limón y mezcla bien. Pon al fuego y remueve constantemente con una cucharada de madera, verás que se va reduciendo y la fruta se convierte en mermelada. Para comprobar la textura, coge una cucharada, deja que se enfríe y pruébala.

2. Mermelada de cebolla caramelizada

Mermelada casera
Fuente: La Cocina del Sultán
  • Ingredientes: 1 kilo de cebollas, 450 gr de azúcar blanco, 70 ml de aceite de oliva, agua.
  • Elaboración: pela las cebollas y córtala en juliana fina, es importante que sea en contradirección de los nervios. Pésalas y añade la mitad de su peso en azúcar. Mezcla y deja que repose unas 12 horas en la nevera (y tapada). Pasado ese tiempo, se pone en una cazuela a fuego suave y se pone en ella la cebolla con el azúcar y el agua que ha soltado durante el reposo, además del aceite. Mezcla bien y deja cocer a fuego suave hasta que tenga un color doradito, pero no remuevas hasta que haya caramelizado. Ve añadiendo agua poco a poco para que no se queme. Deja que se enfríe cuando tenga el color y la textura deseada.

3. Mermelada de arándanos sin azúcar

Mermelada casera
Fuente: Explora Gourmet
  • Ingredientes: 400 gr de arándanos, 200 gr de xilitol de abedul, el jugo de medio limón, 5 gr de gelatina neutra.
  • Elaboración: mete los arándanos en una cazuela con el limón y el azúcar de abedul. Cuece a fuego medio-bajo 45 minutos y remueve de vez en cuando. Antes de apartar la cazuela añade la gelatina disuelta en dos dedos de agua. Si no te gusta la mermelada casera con trocitos, puedes triturarla y quedará más fina, sobre todo si lo haces con la batidora.

4. Mermelada de mandarinas

Mermelada casera
Fuente: Todo Postres
  • Ingredientes: 700 gr de mandarinas (ya peladas totalmente, sin la parte blanca), 550 gr de azúcar, 1 cucharada de zumo de limón.
  • Elaboración: lo primero que hay que hacer para preparar esta deliciosa mermelada casera es triturar las mandarinas con la batidora. Después, pon todos los ingredientes en un cazo y cocina a fuego lento durante 30 minutos, removiendo de forma constante para que no se pegue. Deja enfriar cuando ya tenga la textura deseada.

¿Cómo se envasa la mermelada casera?

Saber envasar la mermelada casera es casi tan importante como saber prepararla. Toma nota de estos consejos para saber hacerlo y que no se te estropee:

  • Debes realizar el envasado de manera inmediata, aún estando la mermelada casera caliente. Utiliza para ellos tarros de vidrio que tengan las tapas también de vidrio o esmaltadas, pero que no sean metálicas.
  • Los tarros deben estar muy limpios, incluso sería ideal que pudieran estar esterilizados. Puedes ponerlos a hervir en un caldero con agua, y cuando estén listos los dejas secando al aire libre, colocados boca abajo sobre papel de cocina o un paño limpio. No se pueden llenar hasta que no estén completamente secos.
  • Como al envasar la mermelada estará caliente, es recomendable que los tarros estén templados, así evitarás que se rompan. Si se estalla o se rompe alguno, tíralo inmediatamente y ni siquiera intentes aprovechar la mermelada que haya en su interior, ya que puede contener algún cristal y es un peligro.
  • Los botes debes llenarlos hasta arriba y taparlos inmediatamente para que la mermelada no pueda contaminarse. Puede parecer obsesivo, pero es muy importante que lo hagas y que, cada vez que te sirvas, abras y cierres en el momento preciso de utilizarla.
  • Por último, como sucede con cualquier conserva, debes almacenar los botes en un lugar fresco, seco y oscuro para que la mermelada casera pueda conservarse en las mejores condiciones.

¿Te gusta la mermelada casera? ¿Conoces alguna receta que quieras compartir con nosotros? ¡No lo dudes y hazlo! Estaremos encantados de conocer tus truquitos de cocina.

Dejar respuesta