Zumo de sandia, con una presentación muy especial

0

Zumo de sandia con dispensador natural

Ahora que comienza la temporada de primavera/verano, se da inicio el tiempo en que se pasa del café y las bebidas calientes a refrigerios más frescos y tonificantes, por lo que toma nota de este zumo de sandia si quieres contar con un refrescante refresco casero, que además podrás presentar de una forma muy divertida.

Ingredientes:

  • 1 sandia
  • Zumo de 4 limones
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Agua (opcional)
  • Martín (opcional) 

Preparación:

  • Posiciona la sandia de modo que quede parada sobre su base, y procede a abrir un orificio mediano en su punta superior, lo más parejo y prolijo posible.
  • A continuación, y con ayuda de una cuchara, comienza a extraer toda la pulpa de la sandia, y ve colocándola en un bol aparte. Asegúrate de extraer toda la pulpa, dejando únicamente en el interior de la sandia la cara interna blanca de la cáscara.
  • Ahora llega uno de los pasos más trabajosos, que es el de la separación de la pulpa de las semillas; y vaya si tienen semillas las sandias!
  • Cuando tengas tu pulpa perfectamente limpia de semillas, colócala en una licuadora o batidora, y procésala hasta obtener un licuado muy suave, y sin rastros de pulpa de sandia. Debido a que probablemente tengas mucha pulpa de sandia, posiblemente debas procesarla en 2 o 3 tandas.
  • A medida que vayas teniendo listo tu licuado de sandia, ve colocándolo en un bidón o recipiente grande, y, cuando tengas toda la pulpa procesada, añádele el zumo de los limones, el azúcar, y, dependiendo de si el licuado está muy espeso, puedes añadir agua a gusto. Si es así, tal vez debas retocar con otro poco de azúcar.
  • Hasta aquí tienes un zumo de sandia muy saludable y refrescante, pero si además le añades un poco de martini puedes lograr un trago perfecto para las tardes de verano.
  • Y ahora que tienes listo tu zumo, es hora de presentarlo en la propia cáscara de la sandia. Para ello, realiza un pequeño orificio cerca de la base de la fruta, lo suficientemente grande para que una pequeña canilla encaje a la perfección.

Listo! Ahora tienes un dispensador natural de zumo de sandia, en su propia cáscara!

Dejar respuesta