Tarta de queso con crema irlandesa Baileys – “Escucha a tus labios”

0

Sigue “Escuchando a tus labios”, seguro que te incitan a probar esta tarta de queso con Baileys.

Ingredientes:

Base:

– 50 gr. de galletas Digestive
– 75 gr. de mantequilla derretida
– 1 paquete pequeño de Maltesers. Sí, esas bolitas que compramos en las tiendas de golosinas! (37 gr.)

Relleno:

– 500 gr. de queso crema, ya sabéis, del tipo Philadelphia pero de marca Carrefour que sale más barato
– 200 gr. de azúcar glasé
– 4 huevos
– 1 cucharilla de vainilla (unos 5 ml). Puede ser en líquido, en polvo, etc… Si es líquida echar un poco más.
– 1 cucharada de zumo de limón (unos 15 ml), es decir, el zumo de un limón.
– ½ copa de harina (60-70 gr.). En USA una copa son unos 240 ml, por lo que sería la harína que ocupa el mismo espacio que un vaso con 120 ml de agua. La harina debe ser de la normal o de repostería.
200 ml de crema ácida (sour cream) o Crème fraîche, que es la que he podido conseguir. La podéis comprar en Mercadona (de marca Senoble) o en otros supermercados de marca President. Están con las natas y vienen en tarrinas.
– 70 ml de Bailey’s

Preparación:

Forramos un molde de unos 20 cm. con papel de aluminio, para evitar que pierda líquidos. Trituramos las galletas y los Maltesers. Añadimos la mantequilla derretida en el microondas. Tapamos la parte inferior del molde y llevamos al congelador. Sí, habéis leído bien, al congelador!.

Levantamos el queso con el azúcar glasé, hasta que quede homogéneo. Echamos los huevos uno a uno sin batirlos antes, para que no se agriete la tarta en el horno. Añadimos la vainilla líquida o en polvo o, como yo, de ambas; el zumo de limón (15 ml) y la nata. Mezclamos bien y echamos la harina tamizada. Mezclamos hasta que no tenga grumos. Echamos el Baileys y revolvemos.

Precalentamos el horno a unos 180ºC.

Echamos la mezcla sobre la base de galletas e introducimos en el horno en la parte baja al baño María o con unos botes con agua.

– NO SE DEBE ABRIR NUNCA el horno durante la cocción.

– Pasado ese tiempo NO abráis el horno hasta que esté totalmente frío, unas horas, o de un día para otro como he hecho yo. Esta fase es muy importante para una tarta de queso, pues sigue cocinándose y no se agrietará.

– Si mirando a través del horno veis que se está agrietando es que está demasiado fuerte. Tampoco es bueno batir demasiado la mezcla.

Una tarta distinta, sabrosona y diferente!

Dejar respuesta