Valora este artículo para mejorar la calidad de este sitio ...
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


salmorejo

En estos días de verano no me diréis que no apetece un rico salmorejo, con este calor agobiante lo único que queremos es refrescarnos y comer cosas ligeras que nos fortalezcan para una etapa dura y larga de trabajo. Por ello, os explicaré como lo podéis hacer y su historia.

En cuanto a su historia no hay un origen bien definido, pero si es cierto que este plato proviene de un entorno humilde, plato del que se alimentaban los pastores y campesino, aprovechando trozos de pan duro y la mezcla de sal, ajo y agua. Obviamente el jamón que actualmente añadimos al salmorejo antiguamente no se le añadía.

A continuación os detallaré como se prepara para que podáis hacerlo en casa a vuestra familia o amigos.

Primeramente tenemos que cortar el tomate en trozos pequeñitos, triturarlo con la batidora y echarlo a un recipiente, después miraremos si han quedado pieles o pepitas del mismo y las retiraremos. Seguidamente cortamos el pan en trocitos y lo depositamos en el recipiente, es conveniente dejarlo reposar un rato para que el pan se ponga más blando. Cortamos el ajo, también el trocitos pequeños, lo echamos al bol y añadimos un pelín de aceite para posteriormente pasarlo todo por la batidora. No os olvidéis probarlo para saber si hay que añadir más o menos sal. Por último, pondremos el recipiente en el frigorífico un par de horas y lo dejaremos reposar. Obviamente no se nos olvida añadir a este estupendo plato unos taquitos de huevo y jamón que hacen que sea una delicia sentarse en la mesa a comer.

 

Imagen: voqueronesenvinagre

 

Dejar respuesta