¿Quién puede resistirse a una buena mermelada untada en pan recién tostado para desayunar? Yo estaría dispuesto a decir que nadie en el mundo. Y es que la mermelada está totalmente integrada en nuestra dieta y es ideal para consumir por las mañanas ya que nos aporta una gran dosis de energía, grasas y glucosa. Ojo, hay que hacerlo siempre con moderación ya que hay que recordar que la cantidad de azúcares que contiene la mermelada es muy elevado y no apto para diabéticos.

¿Te consideras un amante de las mermeladas? Pues en esta ocasión te vamos a mostrar mermeladas que se salen fuera de lo tradicional. Son mermeladas exóticas que podrás hacer tú mismo en casa.

Mermelada de mandarina

Para esta receta solo necesitas 800 gramos de mandarinas, un limón y 600 gramos de azúcar. Lo primero que tienes que hacer es lavar tanto las mandarinas como el limón. Ahora exprime toda la fruta y guarda el zumo en la nevera. Envuelve los restos que han quedado en el exprimidor en una gasa a modo de saquito con un hilo. Ahora en una olla con agua, mete las pieles de las mandarinas y el saquito de antes. Cuando hierva el agua, baja el fuego a temperatura media y déjalo durante una hora. Después, retira las pieles, quítales el zumo.

En una olla más grande pon el zumo de la nevera, el agua de cocción y 600 gramos de azúcar. Espera a que hierva removiendo con una cuchara. Baja el fuego y cuece hasta que veas una textura de mermelada. Retira del fuego y deja enfriar.

Mermelada de cebolla

Los ingredientes de esta receta son 3 cebollas, 70 gramos de azúcar moreno, 3/4 tazas de vinagre, sal y pimienta al gusto. Primero, fríe la cebolla a fuego lento durante 15 minutos. Una vez pasado el tiempo, añade el azucar moreno y remueve muy bien. Después, añade el vinagre y vuelve a sofreir. Cuando se quede una textura como de mermelada, nuestra mermelada de cebolla estará lista.

Mermelada de ruibarbo

Para esta receta únicamente necesitamos 1 kg de ruibarbo, 400 gramos de azúcar y 150 ml de agua. Antes que nada tenemos que pelar muy bien el ruibarbo. Una vez pelado, hay que cortarlo en trozos muy pequeñitos. A continuación, en una olla ponemos el ruibarbo cortado, el agua y el azúcar. Para terminar dejamos que se vaya haciendo en el fuego nuestra confitura hasta que nos quede hecha la mermelada en su punto y preparada para utilizarla como base para acompañamiento de numerosos platos de alta cocina.

Mermelada de kumquat

El kumquat es un fruto cítrico que parece una mandarina ovalada y que tiene un sabor súper sabroso. Para la mermelada de kumquat necesitaremos 1kg de pulpa de kumquat, 750 gramos de azúcar y el zumo de 1 limón.

En un bol grande ponemos la pulpa de kumquat, el azúcar y el zumo de limón. Acto seguido, mezclamos todo y lo ponemos en una olla a fuego fuerte para que hierva durante diez minutos vigilando su cocción hasta que esté en su punto. Cuando tenga esa textura de mermelada, le quitamos la espuma sobrante con una espumadera y dejamos que repose durante seis minutos.

Seguramente te haya picado el gusanillo y estés pensando en, ¿cómo preparar mermelada de caqui? o en, ¿cómo realizar mermelada de lichis? Como ves el proceso es muy parece en todas las mermeladas. Lo único que varía en cada elaboración es la cantidad de azúcar en la cocción. Esto depende del dulzor y del amargor del fruto del que se vaya a elaborar la mermelada. Desde aquí te animamos a que pruebes a realizar tus propias mermeladas de la fruta que te guste. Todo es cuestión de probar.

Espero que te haya gustado y, si te ha resultado útil, no dudes en compartirlo en redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here