Receta de albóndigas de pollo con sésamo al estilo asiático

0

Esta deliciosa receta de albóndigas de pollo es la perfecta cena, son muy saludables y ricas. Si tienes invitados seguro que les sorprendes, ya que aunque sean albóndigas, están hechas de una forma diferente y original. Es sencilla de realizar y muy completa nutricionalmente, así que no pierdas detalle porque seguro que la querrás hacer y sobre todo, comer.

Ingredientes para las albóndigas

  • Carne picada de pollo
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 ajo
  • 1 cucharadita de jengibre fresco
  • 2 cucharadas de harina de almendras
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de cebollino
  • 1/2 cucharadita de sal marina

Ingredientes para la salsa

  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 1/4 de taza de vinagre de arroz
  • 2 cucharadas de miel
  • Hojas de pimienta roja
  • Sal
  • 1 cucharada de salsa de pescado (opcional)
  • Semillas de sésamo para adornar
Fuente: lexiscleankitchen.

Elaboración

Lo primero que debemos hacer es precalentar el horno a los máximos grados. Mientras que el horno se calienta vamos haciendo las albóndigas y para ello necesitamos poner en un recipiente todos los ingredientes. Mezclamos bien la carne picada de pollo con el aceite de sésamo, el ajo en polvo y el ajo, la cucharadita de jengibre, la harina, el huevo, el cebollino y la sal.

Cuando todos los ingredientes necesarios para hacer las albóndigas estén bien mezclados hacemos bolas pequeñas con la masa resultante. Una vez hechas las bolas las ponemos sobre una bandeja de horno y las dejamos que se cocinen durante 15 minutos. 

Mientras que las albóndigas se hornean pasamos a hacer la salsa y para ello es necesario batir bien todos los ingredientes, el sésamo, los ajos, el vinagre de arroz, la miel, la pimienta, la sal y si queremos, la salsa de pescado. Una vez que lo tenemos batido lo vertemos en una cacerola y lo calentamos. Cuando las albóndigas estén hechas las introducimos en la cacerola de la salsa.

Y ya tenemos listas nuestras albóndigas, ahora solo queda servirlas y decorarlas con un poco de sésamo.

Dejar respuesta