Una de las comidas del día en la que los padres se suelen encontrar más perdidos es en la merienda de los niños. Aunque a veces se puede optar por meriendas saludables como una pieza de fruta lo cierto es que podemos crear meriendas realmente deliciosas para que las disfruten tanto los más pequeños como los adultos.

Crear una merienda casera en familia puede ser una de las mejores decisiones para disfrutar tanto del proceso de creación como de la merienda posterior en familia. Existen muchas recetas que se pueden hacer fácilmente y otras que se pueden adquirir en el supermercado y que son realmente nutritivas y divertidas. En cualquier caso son ideas que ayudarán a los padres a no repetir las meriendas todas las tardes y así no aburrir a los peques de la familia.

Meriendas para niños ricas y divertidas

Se podrían contar por cientos los tipos de merienda que se pueden hacer en casa de forma rápida y sencilla, pero si hubiera que quedarse con las más divertidas sin duda son las que se muestran a continuación:

Bizcocho casero

Hacer una receta de bizcocho saludable en casa es algo que a día de hoy está al alcance de cualquiera. Tan solo hay que entrar en una revista online como la revista Mindfit para encontrar incluso recetas de un bizcocho fitness que sea saludable tanto para niños como para los padres o madres. Es una merienda que ha existido desde hace siglos y no contiene elementos que perjudiquen la salud o la alimentación de los niños. Tan solo hay que utilizar los recipientes e ingredientes que nos indica la receta para conseguir que salga bien, aunque es normal que las primeras veces no nos quede perfecto. Para ello puede resultar muy útil aprender como montar claras al punto de nieve con una batidora, ya que es una de las partes más delicadas de un bizcocho.

Crepes caseras

Una de las meriendas más de moda en los últimos años y que resulta deliciosa a la vez que fácil de realizar son crepes caseras. Con la ayuda de esta receta de crepes caseras podemos llegar a realizar crepes como si de un repostero profesional se tratase y disfrutar de esta merienda tan divertida y tan versátil. Para hacer unas buenas crepes no necesitamos de ingredientes extraños sino que se pueden hacer con ingredientes que todas las familias tienen en casa, aunque sí resulta aconsejable usar una sartén especial para crepes para que salgan perfectas. Podemos hacerlas saldas o dulces, según nos apetezca.

meriendas para niños

Brochetas de frutas

Una merienda rica, saludable y refrescante para las épocas más calurosas del año es la fruta. Aunque comer una pieza de fruta puede ser un aburrimiento para un niño y la mayoría de ellos se niegan, existe la posibilidad de crear formas originales para que los niños ingieran estos alimentos tan necesarios por su aporte de vitaminas y agua. Para ello tan solo hay que elegir qué frutas son las favoritas de los peques y con la ayuda de palitos de madera crear unas deliciosas brochetas de fruta para merendar. Si se le quiere dar un toque más apetecible se puede complementar con un poco de nata por encima, y ante esto no hay niño que se resista.

Magdalenas de chocolate

Otro de las meriendas clásicas en todo el mundo y que más fácil son para convencer a los niños para que se las coman son las magdalenas de chocolate. Hacer magdalenas de chocolate caseras puede resultar una actividad muy divertida y además están muy buenas. En cualquier caso si no se tiene mucha idea de cocina también se pueden comprar en cualquier supermercado. Es además la merienda perfecta para premiar a los peques cuando se portan bien, por lo que no pueden faltar nunca en casa.

Helados caseros

Una merienda que puede ser muy nutritiva y refrescante para los días más calurosos del verano es el helado. Para evitar que los pequeños ingieran los helados envasados que están hechos con grandes cantidades de azúcar es aconsejable aprender a hacer helados caseros. Tan solo hay que hacerse con una heladera y seguir unos sencillos pasos para crear helados con todas las combinaciones de sabores que se deseen. Además como llevan leche es una merienda rica en calcio por lo que además de estar deliciosos son muy saludables. Si no contamos con una heladera, podemos hacer helados más sencillos mezclando yogur y frutas hasta que la receta nos guste. Al congelador y listo, tenemos helados más sanos para todos.

Estos son solo algunos ejemplos de ricas meriendas que se pueden hacer en casa o comprar en el supermercado para triunfar con los más peques. Meriendas saludables y nutritivas para una divertida tarde en familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here