Helado de aceite de oliva para refrescarte en verano

El aceite de oliva virgen extra es un alimento muy versátil que puede dar mucho juego dentro de la cocina. Entre todas las opciones de uso, la elaboración de postres y helados viene siendo uno de los aspectos más utilizados en la actualidad.

La cooperativa L’Avellanera y Sección de Crédito SCCL de la Selva Camp (Tarragona), que elabora y comercializa el AOVE Silvaurum, con DO Siurana y presencia en el Canal Horeca, ha querido compartir una receta muy rápida y sencilla de un sabroso helado de aceite de oliva con el que poder refrescarnos durante estos días de verano.

La clave está en elegir un aceite de oliva suave y poco ácido para que la elaboración sea del gusto de todo el mundo. Dicho esto, empecemos con la receta.

Ingredientes

  • 5 yemas de huevo
  • 50 gramos de azúcar
  • 50 ml de miel
  • 250 mililitros de leche entera
  • 250 mililitros de nata para montar
  • 100 mililitros de aceite de oliva virgen extra
  • 1 naranja

(Para personas veganas y/o intolerantes a la lactosa, podemos sustituir la leche y la nata por bebida y nata de soja)

Preparación

Empezaremos por batir las yemas junto al azúcar hasta que se disuelva completamente y la mezcla blanquee.

Ponemos a calentar la leche y la nata en un cazo hasta que esté a punto de hervir.

Retiramos del fuego y añadimos la mezcla despacio a las yemas y el azúcar batidos, mientras mezclamos con unas varillas.

Es el momento de añadir la ralladura de una naranja grande.

Una vez mezclado, ponemos de nuevo el cazo a fuego lento, sin que llegue a hervir, mientras vamos removiendo para conseguir una mezcla más consistente.

Una vez espesada, retiramos de nuevo la mezcla del fuego y la dejamos reposar hasta que esté templada.

Una vez la mezcla esté templada, incorporamos el aceite de oliva y la miel mezclando con las varillas hasta que se integren.

Finalmente ha llegado el momento de dejar enfriar nuestro helado. Si no tienes heladera puedes introducir tu mezcla, dentro de un recipiente hermético, en el congelador. Pasada una hora debes sacar el recipiente y remover la mezcla para romper los cristales de hielo que se forman.

Si queremos que nuestro helado quede super cremoso y sin hielo, debemos repetir este proceso cada treinta minutos durante las dos horas siguientes. Pasado este tiempo, ¡ya podemos disfrutar de nuestro helado de aceite de oliva!

Ir arriba