Con la llegada de las redes sociales, fueron muchas las personas que se animaron a fotografiar la comida que llegaba a su mesa cuando estaban de viaje o cuando visitaban algún restaurante. El móvil ha sido clave este tipo de fotografías, ya que gracias a él se puede tomar una instantánea en cualquier momento. El problema es que el resultado no siempre es el esperado. Lo que busca todo el mundo es conseguir la mejor fotografía para luego compartir con sus contactos. Cuando esto no se consigue, se suele utilizar algún otro truco como crear collage de fotos gratis que hayamos visto por Internet. Por este motivo, hoy os queremos dar algunas claves que os vendrán muy bien a la hora de fotografiar los alimentos para que salgan siempre perfectos.

La luz, un factor a tener muy presente

El primero de los consejos funciona tanto para fotografías de comida como de cualquier otra índole. En cualquier foto, la iluminación es lo más importante. Si dispones de una buena iluminación la comida parecerá mucho más apetitosa. En el caso de que tengas la oportunidad, coloca el plato cerca de una ventana que ofrezca buena luz lateral. Si que es recomendable no mezclar la luz natural con una luz fluorescente.

La importancia del fondo

A la hora de fotografiar comida, esta debe ser la auténtica protagonista. Para conseguirlo, evita colocar otros elementos que le puedan quitar protagonismo como puede ser el mantel, el plato o los cubiertos. Busca utilizar fondos neutrales y con tonos tierra, ya que estos harán brillas a la comida. En el caso de no poder, utiliza una paleta de tonalidades que sea opuesta a los tonos de la comida que estás fotografiando.

Juega con los ángulos

No te quedes con una solo foto. Prueba a fotografiar el plato desde distintos ángulos para que luego puedas elegir aquella que mejor quede. Recuerda que la comida solo estará fresca durante un breve periodo de tiempo, por lo que ten todo preparado y las ideas claras de como fotografiar la comida para no perder el tiempo.

Usa todas las herramientas a tu alcance

Usar herramientas de manipulación va a serte muy útil. Pinzas, brochas, sprays y cualquier accesorio que pueda ayudarte a manipular la comida o mejorarla de forma más fácil. Por ejemplo, colocar unos guisantes en la posición adecuada siempre será más sencillo y más limpio con unas pinzas.

Tampoco te olvides de las herramientas digitales, como los editores de imágenes, para poder retocar vuestras instantáneas y que de esta forma luzcan mejor.

Los ingredientes siempre a la vista

Por último, es importante que en las fotografías se puedan ver todos los ingredientes utilizados. Hay alimentos, como las sopas, donde es más complicado. En estos casos, hay que tirar de trucos, como puede ser utilizar una base de patata que funcione como soporte, para que los ingredientes aparezcan en primer plano.

¿Qué otros consejos darías a la hora de fotografiar la comida? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here