Boloñesa vegetariana ¡sabor y salud!

0

Ya sabes lo importante que es comer saludable y mantenerse dentro del peso adecuado, pero también sabes que a veces es difícil por cuanto nos encanta la comida y los ricos sabores de muchas recetas. Hoy vamos a darte una que podrás preparar sin temor a la báscula, una receta de boloñesa vegetariana con mucho sabor, que te encantará.

La boloñesa es una rica salsa que forma parte de la cocina italiana, por claro está ser originaria de la cocina de Bolonia. La misma acompaña a la perfección muchas ricas pastas y es espesa, con un sabor realmente especial que bien justifica su internacional popularidad. Ahora disfruta esta receta de boloñesa vegetariana saludable y puro sabor.

boloñesa vegetariana
Fuente: Wikipedia

Ingredientes boloñesa vegetariana

Para preparar esta receta de boloñesa vegetariana, necesitaremos  400 g de penne rigate o cualquier pasta que te guste, el espaguetti suele ser perfecto, 50 g de proteína de soja texturizada, 1 hoja de laurel, 1 cda de tomillo, 2 cditas de pimentón, 100 ml de vino blanco, 2 dientes de ajo, 1 cebolla, 400 g de tomate triturado, azúcar, aceite de oliva extravirgen, y sal al gusto.

Preparar boloñesa vegetariana

Para hacer en casa esta rica receta de boloñesa vegetariana, hay que comenzar la noche antes, preparando la proteína de soja macerada y esto es hervir agua con el laurel y sal y echar sobre la proteína dejando que se hidrate bien durante unos minutos. El paso siguiente es chafar los ajos en un mortero y mezclar con el pimentón, el vino y el tomillo. Mezclar todo con la proteína y dejar que repose toda la noche en la nevera si se prefiere para más sabor dejar todo el día anterior.

Ya cuando vamos a preparar la receta de boloñesa vegetariana,  comenzamos por calentar una sartén grande con un chorrito de aceite de oliva y echamos cebolla, cuando la misma esté transparente añadimos el tomate triturado y dejamos que se cocine, rectificamos la sal y azúcar que es importante para restar la acidez. Ponemos la pasta con agua y sal a que se cocine.

Hay que cuidar la salsa removiendo constantemente, y cuando el tomate haya reducido y espese colamos la proteína de soja que hemos estado guardando y la añadimos. Dejamos que la pasta tome textura al dente y entonces colamos la salsa sin dejarle agua y la agregamos sobre la pasta para que la cubra totalmente. Esta lista para servir y la llevamos a la mesa acompañado de rico pan tostado ¡te va a encantar!

Dejar respuesta