3 recetas que elaborar con embutido que tengamos en casa

Los embutidos son productos que forman parte de cualquier nevera. Suele ser un producto muy socorrido que nos puede ayudar a «matar» el hambre en cualquier momento del día. Pero además de esto, si los sabemos utilizar bien, pueden ser el ingrediente perfecto para crear recetas sorprendentes. La clave, como en todo, está en elegir productos de calidad, como los que ofrece El Pozo, que cuenta con una amplia gama de tipo de embutidos diferentes como pueden ser el jamón, pavo o lomo, por citar algunos ejemplos.

Como muestra de lo que hemos comentado, hoy queremos compartir con vosotros algunas recetas donde el embutido es uno de los ingredientes principales. Recetas sencillas pero que os encantarán cuando las probéis.

Soufflé de queso emmental con jamón serrano

En el caso de estar buscando un aperitivo distinto con el que sorprender a vuestros invitados, este soufflé puede ser lo que andáis buscando. Aunque nosotros utilizaremos queso emmental, lo podéis sustituir por alguno otro que tengáis en casa.

Ingredientes

  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 100 ml de leche
  • 100 gr de queso emmental rallado
  • 60 gr de jamón serrano
  • 3 Huevos
  • 5 ml de mostaza
  • Pimienta negra molida
  • Cebollino picado

Elaboración

Lo primero que debemos hacer, es untar con aceite los moldes que utilizaremos para elaborar el soufflé. Hecho esto, cogeremos el pan de molde y lo trocearemos en cubos pequeños reservándolos en un cuenco. A continuación, añadiremos el jamón picado y el queso.

El siguiente paso será coger los huevos y batirlos ligeramente. Le añadiremos un poco de pimienta negra, la mostaza y la leche. Batiremos todo bien para que los ingredientes se queden integrados.

Ahora, los moldes los rellenaremos con la mezcla del pan, el jamón y el queso, cubriéndolo con la mezcla del huevo y la leche. Encima le pondremos un poco de cebollino picado.

Por último, precalentaremos el horno a 180 grados e introduciremos los moldes, dejándolos en el interior durante 20-25 minutos.

Huevos a la cazuela con champiñones y fuet

Si lo que buscáis es una receta sencilla, esta cazuela de huevos se puede convertir en vuestra gran aliada cuando no tienes tiempo para preparar algo más elaborado. El resultado es una receta muy completa y nutritiva.

Ingredientes

  • 200 gr. de champiñones frescos
  • 150 gr. de fuet
  • 1 diente de ajo
  • 4 huevos
  • perejil fresco picado
  • aceite de oliva
  • pimienta negra y sal

Elaboración

Empezaremos lavando los champiñones bajo el agua del gripo. Una vez que los tengamos limpios, los secaremos bien y los cortaremos en cuartos.

En una cazuela sofreiremos el diente de ajo con un poco de aceite de oliva. Cuando veamos que se empieza a dorar, le añadiremos los champiñones y el fuet cortado en rodajas. Esta mezcla la saltearemos a fuego medio hasta que los champiñones hayan soltado toda su agua y tengan un color dorado.

Por último, añadiremos los huevos y mezclaremos todo hasta que veamos que el huevo queda cuajado. A la hora de servir, podéis espolvorear un poco de perejil picado.

Sándwich de mortadela y queso manchego con cebolla caramelizada

¿A quién no le gusta el sándwich mixto? En esta ocasión se le da una vuelta de tuerca para crear un producto final más sabroso gracias al sabor tan característico de la mortadela. Decir que, aunque vamos a utilizar queso manchego, este puede ser cambiado por aquel que más os guste, pero siempre que funda bien.

Ingredientes

  • 1 cebolla grande dulce
  • 4 rebanadas de pan de molde
  • 100 gr de mortadela
  • 120 gr de queso manchego
  • Mostaza de Dijon
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Lo primero será caramelizar la cebolla. Para ello, la cortaremos muy fina en juliana. En una sartén, añadiremos dos cucharadas de aceite de oliva y la cebolla cortada. Ahí la tendremos a fuego medio-alto, removiéndola bien para evitar que se queme. Una vez que veamos que se dora, bajaremos el fuego a medio-bajo, y le añadiremos sal. La deberemos dejar en el fuego hasta que coja un tono tostado.

Cuando tengamos la cebolla, será el turno de empezar a montar el sándwich. Para ello, cogeremos una de las rebanadas y le añadiremos la mostaza, la mortadela y el queso cortado en lonchas finas. Para terminar, repartiremos la cebolla caramelizada. Salpimentaremos y taparemos con la otra rebanada.

Ahora, con un poco de aceite o mantequilla, pintaremos las caras exteriores del pan. El sándwich lo pondremos en una sartén a fuego medio por ambas caras hasta que quede tostado y el queso fundido.

Ir arriba