Vanille Bakery Lab & Café, el horno laboratorio que está revolucionando el barrio de Chamberí

En un rincón de la capital española, donde el arte de la panadería se celebra con fervor, Vanille Bakery Lab & Café se ha erigido como un referente en panadería 100% masa madre, bollería gourmet y alta pastelería. Con dos locales estratégicamente ubicados en las calles Donoso Cortés y Santa Engracia, este horno laboratorio especializado refleja un compromiso genuino por conservar la esencia del pan artesanal.

Empezando su día a las cuatro de la mañana, el equipo de Vanille trabaja incansablemente para entregar productos de la más alta calidad a cientos de hogares madrileños, además de atender pedidos a través de su tienda online. En un mundo donde la industrialización parece inevitable, esta panadería se resiste a perder su esencia artesanal. No obstante, están abiertos a la idea de expandirse por otros barrios de Madrid.

En el marco del Día Mundial del Pan, que se celebra el próximo 16 de octubre, tuvimos la oportunidad de hablar con Alfredo Márquez y Leticia Junco, CEO y directora de expansión de Vanille Bakery Lab & Café, respectivamente.

Leticia, con una sólida experiencia en el mundo de la panadería y pastelería, enfatiza la dedicación y el amor por el proceso artesanal: “Nos enorgullece que cada producto sea el resultado de ingredientes seleccionados y procesos cuidados, y es gratificante que los clientes lo reconozcan y lo valoren con su lealtad”. Su pan, hecho con una fermentación de 24 horas, resalta por sus ingredientes básicos pero de calidad: agua, harina y sal.

Vanille Bakery Lab

La hogaza de trigo blanco con semillas es uno de los productos estrella. Una receta propia que combina sabor y textura de manera inigualable. Pero más allá del sabor, la fermentación es un factor clave, como lo explica Leticia: “La fermentación prolongada permite a las levaduras naturales actuar adecuadamente, facilitando la digestión del gluten”.

Alfredo Márquez, CEO de la marca, nos rememora sus inicios junto a Marcos Costa en la tienda y obrador de Donoso Cortés. Evoca con cariño el olor del pan de su abuela gallega: “Ese aroma es inolvidable y se ha convertido en nuestra inspiración. Su secreto, al igual que el nuestro, radica en la paciencia y en ingredientes de calidad”.

El segundo local, ubicado en Santa Engracia, añade una propuesta gastronómica más amplia al incorporar una cafetería. Alfredo destaca la calidad de las harinas, muchas de ellas ecológicas y molidas a la piedra, que se utilizan para sus distintas elaboraciones.

Esta panadería es un claro ejemplo de cómo la tradición y la innovación pueden converger, ofreciendo a los madrileños una experiencia auténtica y deliciosa en cada visita. Para más información sobre sus productos y servicios, se puede visitar www.vanille.es.

Últimos artículos

Scroll al inicio