«Operación Comilona»: cómo evitar los excesos durante la temporada festiva

Con la llegada de Halloween, comenzamos oficialmente dos meses de celebraciones casi continuas. Entre las festividades de Halloween, los diversos puentes festivos en España y las emblemáticas cenas de Nochebuena y Nochevieja, nos vemos inmersos en un torbellino de eventos que, si bien son motivo de alegría y reencuentro, suelen ser sinónimo de excesos en la mesa. A esto, muchas veces, le denominamos humorísticamente «Operación Comilona». Pero, ¿cómo podemos disfrutar de todas estas festividades sin caer en el exceso? Aquí te dejamos algunas recomendaciones.

1. Planificación es la Clave

Antes de que comience la temporada, es recomendable tener un plan. Si ya conoces las fechas de las celebraciones, puedes prepararte para ellas comiendo de forma más ligera los días previos y posteriores. No se trata de pasar hambre, sino de equilibrar la ingesta calórica a lo largo del tiempo.

2. No Llegues con Hambre

Un error común es llegar a estas cenas o comidas con demasiada hambre, pensando que así «compensamos». Lo que ocurre es que terminamos comiendo en exceso. Un pequeño snack saludable antes de salir puede ayudarte a controlar mejor las porciones durante la comida principal.

3. Hidratación

El agua es tu mejor aliada. A menudo, confundimos sed con hambre. Mantente bien hidratado y opta por bebidas sin calorías. Si vas a consumir alcohol, intercala con agua para reducir su ingesta y mantenerte hidratado.

4. Sé Selectivo

Con tantas opciones deliciosas en la mesa, es fácil querer probarlo todo. Sin embargo, prioriza aquellos platillos que realmente te gusten y evita consumir porciones grandes de todo.

5. Mueve el Cuerpo

Aprovecha los días festivos para realizar actividades físicas. Una caminata después de la comida, jugar con los niños o simplemente bailar, pueden ser formas divertidas de quemar algunas calorías.

6. Escucha a tu Cuerpo

Aprende a identificar la sensación de saciedad y no te sientas obligado a comer más de lo que realmente deseas, por mucha insistencia que haya por parte de familiares o amigos.

7. Elabora Platos Saludables

Si eres el anfitrión, tienes la oportunidad de incorporar opciones más saludables en el menú. Experimenta con recetas bajas en calorías, pero ricas en sabor.

8. Moderación, no Prohibición

La clave no está en prohibir, sino en moderar. Si realmente deseas un postre o una porción de ese plato tradicional tan calórico, permítetelo, pero en una cantidad razonable.

9. Controla el Alcohol

El alcohol no solo aporta calorías vacías, sino que puede disminuir tu capacidad para tomar decisiones saludables en cuanto a la comida.

10. Vuelve a la Rutina

Si un día te excediste, no te castigues. Simplemente retoma tus hábitos saludables al día siguiente.

Conclusión

Las festividades de fin de año son para disfrutar, reencontrarse con seres queridos y celebrar. Sin embargo, con un poco de planificación y autocontrol, es posible disfrutar sin caer en grandes excesos. La «Operación Comilona» es un desafío, pero con las estrategias adecuadas, puedes salir victorioso y comenzar el nuevo año sintiéndote bien. ¡Felices fiestas!

Últimos artículos

Scroll al inicio