Despilfarro cero, también durante las comidas navideñas

evitar el desperdicio

En todo el mundo son cientos de millones de personas las que pasan hambre cada. Debido a esto, no tiene sentido que otra parte del planeta pueda disfrutar de todo tipo de comida hasta el punto de tener que tirar lo que sobra a la basura. El despilfarro de alimentos es un problema que afecta a todo el mundo, y que tiene importantes repercusiones en el ámbito socioeconómico y medioambiental.

A raíz de todo esto, es normal que se busque el despilfarro cero, más aún en esta época navideña donde es tan habitual preparar indigentes cantidades de comida que en gran parte acaban en el cubo de la basura.

Nuevo marco legislativo

Recientes regulaciones intentan poner freno al problema del desperdicio a través de determinados requisitos de la producción y comercialización de los productos alimenticios en establecimientos de comercio al por menor, entre ellos algunos relacionados con la lucha contra el despilfarro de alimentos.

Una nueva Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio alimentario tiene como objeto involucrar a todos los agentes de la cadena alimentaria estableciendo una jerarquía de prioridades con la finalidad general de lograr una producción y consumo más sostenible y de sensibilizar, formar y movilizar a todos los agentes de la cadena en una gestión adecuada de los alimentos, sin perjuicio de las necesarias garantías de inocuidad de los alimentos. Estas son algunas de las novedades:

  • En el caso de los establecimientos de comercio al por menor, disponer de líneas de venta con productos «feos», «imperfectos» o «poco estéticos e incorporar y mejorar la información sobre el aprovechamiento de los alimentos.
  • Incentivar en estos centros la venta de productos con la fecha de consumo preferente o de caducidad próxima mediante promociones.
  • En bares y restaurantes ofrecer a los clientes, sin coste adicional alguno, la posibilidad de llevarse los alimentos que no hayan consumido en el local.
  • Estos establecimientos promoverán también la flexibilización de los menús, para que el consumidor pueda elegir la guarnición o raciones de distinto tamaño.
  • Fomentar, en todos los eslabones de la cadena alimentaria, la donación de alimentos con fines sociales.

Consejos para evitar el despilfarro en Navidad

Todas estas medidas solo pueden ser efectivas si se acompañan de una conciencia individual como consumidores. En el hogar, donde se produce gran parte del despilfarro, los principales motivos para la generación de desperdicios alimentarios son los restos en el plato, la mala gestión del tiempo de almacenamiento en la nevera, los alimentos caducados y la incorrecta conservación de los productos.  Desde el Instituto Silestone ofrecemos unos consejos para evitar este problema durante las fechas navideñas:

  • Planificar cuidadosamente los menús comprobando los ingredientes ya disponibles y elaborando una lista de la compra según el número de comidas y de comensales. Comprar solo lo que realmente se necesite ajustándose a la lista sin caer en compras impulsivas eligiendo preferiblemente productos locales y de temporada.
  • Almacenar los productos adecuadamente, según las necesidades de cada alimento, aprovechando para ordenar y revisar los alimentos, comprobando sus fechas de caducidad y de consumo preferente: atención porque se trata de limitaciones muy distintas, estos últimos pueden ser consumidos con la fecha ya vencida.
  • Servir preparaciones pequeñas especialmente a los niños. Reutilizar las sobras, si se producen, para la siguiente comida o elaboración respetando siempre su higiene.
  • La congelación es una excelente opción para alargar la vida de los alimentos, es muy importante etiquetarlos con su nombre y fecha.
  • Recuperar el recetario tradicional y las recetas de aprovechamiento como herramienta de aprovechamiento.

Que estas navidades lo único que sobre sean las ganas de luchar contra el despilfarro de alimentos.

Sobre el autor

Scroll al inicio